10 julio 2016

RENTA BÁSICA Y TRABAJO Disquisiciones en torno a posibles beneficios resultantes de la RB




Carlos Rodrigo Zapata C. (*) 

Una de las mayores dudas relacionadas con la Renta Básica (RB) radica en el comportamiento que exhibirán los perceptores de RB desde el momento en que sus necesidades básicas puedan ser satisfechas sin trabajar, pese a que solo podrán disponer de un nivel de ingresos próximo al mínimo de subsistencia. 

Muchos suponen que en dichas circunstancias los individuos no se presentarían en el mercado de trabajo a ofrecer su fuerza de trabajo, ya que no se sentirían obligados o en la imperiosa necesidad de hacerlo, lo que podría trastocar el mercado de trabajo. Con ello se generaría una paradoja: los proletarios, desprovistos de los medios de producción, ahora se podrían dar el lujo de no tener que vender su fuerza de trabajo al mejor postor, simple y llanamente porque ahora gozan de un ingreso que les da la libertad de elegir entre trabajar o no trabajar, o hacerlo de acuerdo a sus requerimientos.

Antes de valorar el grado y la medida en que todo ello podría darse, es interesante mostrar un paralelo entre la RB y las cooperativas de producción en Europa, a mediados del siglo XIX, cuando Ferdinand Lassalle, uno de los fundadores de la Socialdemocracia, planteó la ley de la tendencia decreciente del salario respecto a su poder de compra (en alemán, “das eherne Lohngesetz”). Como impulsor del movimiento cooperativo, Lassalle consideró que las mismas podrían impedir el cumplimiento de dicha ley, toda vez que al crearse estas cooperativas, se retiraba fuerza laboral del mercado de trabajo, lo cual también permitiría elevar el salario de los trabajadores dependientes en las otras empresas, todo lo cual repercutiría favorablemente no sólo sobre los socios-trabajadores de las cooperativas de producción, sino sobre el mercado laboral mismo. En este marco, la RB también contribuiría en alguna medida a generar el mismo efecto que en su tiempo (hace un siglo y medio) previó Lassalle. La elevación de las remuneraciones contribuiría no solo a mejorar las condiciones de vida y trabajo de los trabajadores, sino que a su vez se constituiría en un aliciente para los perceptores de RB para reincorporarse a la vida de trabajo.

Más allá de ello, la RB puede contribuir a generar muchas y más diversas oportunidades de ocupación que las que ofrece el actual mercado de trabajo, en el que se presentan proletarios necesitados de ingresos y trabajo, pero que no tienen la libertad de elegir entre buscar trabajo o no buscarlo, entre elegir entre un trabajo y un servicio a la sociedad que el conjunto del sistema no asume o sólo lo hace en medida completamente insuficiente.

Veamos algunos ejemplos de los ámbitos de intervención de los proletarios ahora dueños nuevamente de su capacidad de decisión. En lugar de vender su fuerza de trabajo por un salario, algunos podrían destinar su trabajo a labores relacionadas con el medio ambiente, la conservación de la riqueza natural, incluso, ayudar a la naturaleza a desplegar sus mejores resultados, como solía acontecer en algunas culturas del pasado y del presente, que ocasionalmente ha sido posible observar. Pienso por ejemplo en la grandiosa cultura de Moxos (llanura beniana, Bolivia), donde los moxeños lograron que la fuerza destructiva de la naturaleza (las inundaciones periódicas) se transformaran en fuerza benéfica, al construir una red de canales y elevaciones que canalizaron las aguas para producir plantas de múltiples beneficios (el taropé, como abono natural) y asegurar la habitabilidad del territorio.

Sólo pensar en un aprovechamiento integral de los recursos naturales y de las fuerzas de la naturaleza, priorizar productos naturales en lugar de productos químicos, embellecer parques y plazas, evitar el duro contraste entre ciudad y campo, así como en todas la tareas necesarias para combatir el calentamiento global y el cambio climático, son sólo algunos temas que podrían ser de interés de los nuevos proletarios liberados gracias a la RB.

El saneamiento del medio ambiente, la descontaminación, la recuperación de las condiciones naturales, son tareas arduas en las que la humanidad no está invirtiendo lo suficiente como para reparar y superar los daños ocasionados.

Otros muchos ámbitos de acción son perfectamente imaginables, en los campos de las artes, las ciencias, la cultura, el cultivo del espíritu, los deportes, etc.

Todo ello significa que la humanidad se estaría costeando la posibilidad de curar, reparar, cuidar todo aquello que ha sido maltratado, descuidado, desatendido, ignorado, simplemente porque se trata usualmente de asuntos que no generan una rentabilidad, que no devengan beneficios inmediatos, cuya rentabilidad social incluso resulta difícil estimar o valorar.
 

"La renta básica acabaría con la pobreza de golpe" - Daniel Raventós, 
uno de los principales precursores de la Renta Básica a nivel mundial.
La RB junto con la libertad de administrarla y de acción que la misma permite, podría conducir a desplegar una inmensa cantidad y variedad de actividades que nos permitiría incursionar en muchos campos de acción que el mundo del trabajado rentado por necesidad suele no tomar en cuenta.

En este marco, la RB puede verse como un súper bien público (local, nacional, global, según su ámbito de incursión) que tiene la particularidad de no predeterminar o predefinir qué resultados, productos, logros se esperan del mismo. Se podría decir que es el bien público más dúctil imaginable que se ocupa de brindar opciones y posibilidades que pueden ser aprovechadas de muy diversas formas a fin de complementar los recursos que tienen a su disposición los seres humanos para la consecución de una gran diversidad de objetivos, metas, productos, mediante la acción colectiva organizada o la acción individual. En pocas palabras, es el medio que puede ayudar a hacer realidad innumerables sueños al amparo de la posibilidad de ejercer el libre albedrío de los seres humanos, aunque también el capitalismo en crisis puede pretender usarlo como su nueva mucama o su nuevo barrendero que se ocupe de limpiar todos los desastres y escombros que va dejando a su paso.

La pregunta, cuántos preferirían dedicarse a toda esta gama de actividades, incluso sin una remuneración adicional, es obviamente un misterio. Cuántos preferirían no hacer nada, en el sentido de no comprometerse a desempeñar un trabajo remunerado ni un trabajo voluntario, es otro misterio.

Lo más probable es que, por un lado, la calidad, la productividad y la intensidad de capital de los nuevos puestos de trabajo que se creen aumente significativamente, por lo que las remuneraciones tenderán a crecer, lo cual permitirá atraer la fuerza de trabajo necesaria requerida, mientras que, por otro lado, los nuevos ámbitos de actividad, usualmente no remunerada o voluntaria, atraerán a su vez a muchos que preferirán este tipo de actividades que un estado de ocio permanente.

Por todo ello da la impresión que la RB podría contribuir a redibujar la cancha en la que se establecen las relaciones humanas, ya que permitiría de modo mucho más amplio que hasta el presente, encarar y abordar tareas, temas y asuntos que hasta ahora seguramente solo en sueños alguna vez nos atrevimos a imaginar. 

He aquí un pensamiento de Negri, imprescindible para comprender el alcance que puede tener la transformación de la sociedad gracias a la RB: 


”Yo creo que un país reconstruido sobre la base por ejemplo de una RENTA BÁSICA, permite elementos de valorización de puesta a trabajar de la sociedad infinitamente más potentes que los que hoy se dan” (entrevista a Toni Negri, ver al final)
Toni Negri
En suma, la implantación de la RB podría contribuir a forjar un mundo nuevo, en que no solo tengan prioridad los temas y asuntos que son capaces de generar beneficios, ganancias, utilidades en el corto plazo, sino que la sociedad humana como conjunto estaría en condiciones de asumir nuevos retos, incursionar en nuevos campos de acción, indispensables para construir un mundo mucho más acorde con nuestra diversidad, nuestra personalidad, nuestra esencia.
 



------------

(*) Economista, analista político. Especialista en mercados laborales y cooperativismo. La Paz, Bolivia.
 


COMPLEMENTACIÓN:

En una magnífica entrevista realizada a Toni Negri por Pablo Iglesias, Negri explicitó el lugar que ocupa la RENTA BÁSICA en las luchas de hoy en día. En el texto de las fotos que siguen, puede leerse su idea principal.





En el link adjunto se encuentra la entrevista completa que por cierto también aborda otros tópicos.