03 enero 2012

Hace tiempo

Francisca Aguirre, poeta alicantina
He quedado profundamente conmovido con la experiencia que nos comparte Francisca Aguirre en su poema Hace Tiempo, quien acaba de ser nominada Premio Nacional de Poesía 2011 en España.

Dos hechos se combinaron para acercarme aunque sea brevemente a su obra: su experiencia personal, de niña, que vuelca en este poema y el premio de poesía recibido que me anotició sobre su obra.

En diversos blogs y medios de información publicados en la fuente de las fuentes, internet, pude hacerme una idea de los trasfondos de su poema que se basan en la funesta muerte de su Señor Padre a manos de la dictadura franquista en 1942, ya finalizada la guerra civil española.
Mucho dolor y desolación tienen que haberse posado en su espíritu para escribir:

“Sé que una vez, cuando era niña,
el mundo fue una tumba, un enorme agujero,
un socavón que se tragó a la vida,
un embudo por el que huyó el futuro.”

Como un consuelo para su propia alma desasosegada, la poetisa nos dice al final:
“Sólo quedan sus cuadros,
sus paisajes, sus barcas,
la luz mediterránea que había en sus pinceles
y una niña que espera en un muelle lejano
y una mujer que sabe que los muertos no mueren.”

Este es mi pequeño homenaje a esta insigne poetisa alicantina que a lo largo de su vida supo mantener en alto el nombre y la memoria de su padre, el pintor Lorenzo Aguirre Sánchez. Al final de esta entrada reproduzco un texto que nos informa sobre la vida, obra y muerte de su padre..”


Espero que los amigos lectores de Claraboya puedan valorar plenamente el arte que encierra traducir en palabras, en versos, esa amarga experiencia que le tocó vivir.
Carlos Rodrigo Zapata C.
La Paz, Bolivia


Historia de una anatomía. Premio Nacional de Poesía 2011 en España

Felicidades a Francisca Aguirre, poeta alicantina, por este galardón que concede el Ministerio de Cultura para distinguir la mejor obra de poesía publicada en España a lo largo de 2010, tanto en castellano como en gallego, euskera y catalán.

Historia de una anatomía es un homenaje a su padre, Lorenzo Aguirre, pintor que compartió celda con Miguel Hernández, fusilado en 1942. "Es un libro en torno al cuerpo, en el que, como un notario, doy cuenta de la historia de mis huesos y la historia de mi vida, de lo que la reviste"."Está hecho con cierto sentido del humor, un pelín negro, y al tiempo algo melancólico". "Quien escribe es consciente del desastre del cuerpo y de los estragos del tiempo".


Hace tiempo

Recuerdo que una
vez, cuando era niña,
me pareció que el
mundo era un desierto.
Los pájaros nos
habían abandonado para siempre:
las estrellas no
tenían sentido,
y el mar no estaba
ya en su sitio,
como si todo
hubiera sido un sueño equivocado.

Sé que una vez,
cuando era niña,
el mundo fue una
tumba, un enorme agujero,
un socavón que se
tragó a la vida,
un embudo por el
que huyó el futuro.

Es cierto que una
vez, allá, en la infancia,
oí el silencio como
un grito de arena.
Se callaron las
almas, los ríos y mis sienes,
se me calló la
sangre, como si de improviso,
sin entender por
qué, me hubiesen apagado.

Y el mundo ya no
estaba, solo quedaba yo:
un asombro tan
triste como la triste muerte,
una extrañeza rara,
húmeda, pegajosa.
Y un odio
lacerante, una rabia homicida
que, paciente,
ascendía hasta el pecho,
llegaba hasta los
dientes haciéndolos crujir.

Es verdad, fue hace
tiempo, cuando todo empezaba,
cuando el mundo
tenía la dimensión de un hombre,
y yo estaba segura
de que un día mi padre volvería
y mientras él
cantaba ante su caballete
se quedarían
quietos los barcos en el puerto
y la luna saldría
con su cara de nata.
Pero no volvió nunca.

Sólo quedan sus
cuadros,
sus paisajes, sus
barcas,
la luz mediterránea
que había en sus pinceles
y una niña que
espera en un muelle lejano
y una mujer que sabe que los muertos no mueren
 Francisca Aguirre




Breve biografía de Lorenzo Aguirre Sánchez

Nace en Pamplona el 14 de noviembre de 1885, pero se traslada muy joven a vivir a Alicante donde comienza sus estudios de pintura de manos de Lorenzo Casanova. Tres años después, en 1899, se traslada a Madrid para ampliar sus conocimientos, asistiendo a las clases de la Escuela Superior de Pintura, Escultura y Grabado. En su constante deseo de no ignorar los secretos del arte, en 1901 viaja a la vecina capital francesa gracias al dinero obtenido al subastar una imagen de la virgen pintada por él mismo. En esta bella ciudad perfecciona sus conocimientos, especialmente a cuanto se refiere a la escenografía, asistiendo a los talleres que poseía la Gran Opera.Tras regresar a Alicante, se mete de lleno en esa nueva fiesta creada por D. José María Py, "Les Fogueres de San Chuan". Dibuja por encargo de "Alicante Atracción" los carteles oficiales de los primeros años (1928, 1929
y 1930), siendo además el constructor de hogueras de la Plaza de Isabel II (hoy Gabriel Miró). Carteles suyos anunciaron también el Carnaval o las verbenas benéficas.

Su sueldo de policía le permite vivir cómodamente, y ya en enero de 1930 se casa en segundas nupcias con Francisca Benito Rivas de la que nacerían tres hijas. En Alicante aprende rápidamente el valenciano y comienza a colaborar en periódicos y revistas como El Tio Cuc y a realizar sainetes fogueriles.
El 18 de julio de 1936 comienza la Guerra Civil y se traslada con el Gobierno a Valencia, ingresando al año siguiente en el Partido Comunista. Al finalizar la Guerra, huye a Francia donde sobrevive con su familia gracias a sus pinturas viviendo en París y Le Havre. Pero de nuevo la guerra hace acto de presencia en su vida. En este caso es la Segunda Guerra Mundial. En 1940 huye a España para reorganizar el PCE pero Aguirre es detenido en Irún y trasladado a la cárcel de Ondarreta y poco después a Madrid siendo, cómo no, torturado.
Pese a que sus tres hijas pidieron de rodillas clemencia a Carmencita, hija de Franco, en el día de su santo, Aguirre fue ejecutado a garrote vil ante todos los presos de la cárcel el 6 de octubre de 1942. Fue acusado de "rojo asesino", "falso artista" y de "auxilio a la rebelión" (!!).

Al ser subdirector de Policía de Madrid en 1936, en la Causa General se le involucró en el asesinato de José Calvo Sotelo. En 1947 se archiva su expediente de masón por no haber encontrado pruebas en su contra.
En el año 1986, y gracias a la gestión de Concepción Badiola y Pedro Manterola, el Banco de Bilbao expuso las obras de Aguirre en Pamplona y Bilbao, donde es admirado. En Alicante, gracias al diputado provincial D. Miguel Valor, se le dedicó en 2003 un homenaje en el MUBAG en forma de exposición. Tanto el Bloc como Alí Cremades solicitaron a Alperi una calle para Aguirre.
Seguimos esperando.